Archivo de la categoría: Diario “Últimas Noticias”

Luis Britto García.

«Bye bye, OEA» por Luis Britto García*


Artículo publicado por el Doctor Luis Britto García en su blog personal (y republicado por el diario “Últimas Noticias” en su edición digital del domingo 07 de mayo de 2017) donde expone claramente el por qué somos una República Soberana Libre e Independiente de una manera clara, concisa y adecuada en extensión debido a la naturaleza del tema. El resaltado en amarillo es del artículo oríginal, de resto el aplique de lenguaje de marcado es de mi autoría.


  1. Cualquier instrumento que pretenda anular la soberanía de Venezuela carece de validez mientras Venezuela exista. No en balde proclama el artículo 1 de la Constitución de la República Bolivariana que “Son derechos irrenunciables de la Nación la independencia, la libertad, la soberanía, la inmunidad, la integridad territorial y la autodeterminación nacional”. Soberanía es poder absoluto y perpetuo de darse las leyes, aplicarlas y decidir las controversias sobre su aplicación. Inmunidad es derecho soberano de no estar subordinado a decisiones de tribunales u otros órganos jurisdiccionales extranjeros. Un país sin autodeterminación nacional, integridad territorial, inmunidad, soberanía, independencia y libertad ha dejado de existir: el derecho a la soberanía es para las naciones lo que para los seres humanos el derecho a la vida.
  2. Atenta contra la vida de Estados y de seres humanos firmar tratados, convenios, pactos, contratos o papeles en blanco que puedan significar el fin de su soberanía, su libertad o su existencia. Desde hace décadas mantengo campaña para que nos retiremos de todos los acuerdos que nos someten como reos a tribunales extranjeros: el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias sobre las Inversiones (CIADI), la Convención Interamericana de los Derechos Humanos, la Carta de la Organización de los Estados Americanos y los Infames Tratados contra la Doble Tributación, que exoneran a las transnacionales de pagar impuestos en nuestro país. De cuatro, van tres. Esperamos el cuadrangular definitivo.
  3. Nadie firma su propia sentencia de muerte a menos que esté redactada en términos engañosos. La pena capital de la Carta de la Organización de los Estados Americanos abunda en términos bonitos. Nada más en su artículo primero, se arranca con el embuste de que la OEA tiene por fin fortalecer la cooperación entre los Estados Miembros, “y defender su soberanía, su integridad territorial y su independencia”. La misma “no tiene más facultades que aquellas que expresamente le confiere la presente Carta, ninguna de cuyas disposiciones la autoriza a intervenir en asuntos de la jurisdicción interna de los Estados miembros”. En su artículo 2, ordinal b, miente que su finalidad es “Promover y consolidar la democracia representativa dentro del respeto al principio de no intervención”.
  4. Personas, normas y organizaciones caducan cuando se aplican al propósito contrario de aquél para el cual fueron concebidas. Cuando de mentiras tan bonitas resultan atropellos tan feos contra la soberanía, la independencia y la no intervención, no hay que ahogarse con el Ministerio de Colonias que se hunde.

Luis Britto García. Caracas, 1940. Narrador, ensayista, dramaturgo, dibujante, explorador submarino, autor de más de 60 títulos. En narrativa destacan Rajatabla (Premio Casa de las Américas 1970) Abrapalabra, (Premio Casa de las Américas 1969) Los fugitivos, Vela de armas, La orgía imaginaria, Pirata, Andanada y Arca. En teatro, La misa del Esclavo (Premio Latinoamericano de Dramaturgia Andrés Bello 1980) El Tirano Aguirre (Premio Municipal de Teatro1975) Venezuela Tuya (Premio de Teatro Juana Sujo en 1971) y La Opera Salsa, con música de Cheo Reyes. Con Me río del mundo obtuvo el Premio de Literatura Humorística Pedro León Zapata. Como ensayista publica La máscara del poder en 1989 y El Imperio contracultural: del Rock a la postmodernidad, en 1990, Elogio del panfleto y de los géneros malditos en el 2000; Investigación de unos medios por encima de toda sospecha (Premio Ezequiel Martínez Estrada 2005), Demonios del Mar: Corsarios y piratas en Venezuela 1528-1727, ganadora del Premio Municipal mención Ensayo 1999. En 2002 recibe el Premio Nacional de Literatura, y en 2010 el Premio Alba Cultural en la mención Letras.


Anuncios
Eleazar Díaz Rangel

«Las manifestaciones» por Eleazar Díaz Rangel*


Editorial publicada en el Diario “Últimas Noticias” en su página web el día domingo 07 de mayo de 2017 acerca de la situación en el país por las manifestaciones violentas (las manifestaciones pacíficas han sido más bien pocas). Los resaltados y coloreados son de mi propia autoría para dar énfasis a las mejores partes de la publicación.


¿Por qué no había manifestaciones durante la dictadura de Pérez Jiménez? Precisamente por ser una dictadura, donde no existían libertades sindical, de organización, de tránsito, de expresión, etc. Cuando aquí en Caracas la OEA se reunió en 1954 para darle el visto bueno al golpe contra el presidente Jacobo Arbenz, en Guatemala, hubo una pequeña manifestación en El Silencio que fue reprimida por la Policía y la Guardia Nacional, y mataron al militante comunista Félix Castillo. Y al final de la dictadura, en días de enero del 58, hubo manifestaciones de protesta en varios sitios, la policía y la GN arremetieron y hubo un saldo de 65 muertos (ver la lista en mi libro Días de enero).

Los 40 años de democracia representativa empezaron en 1959 con Rómulo Betancourt; en agosto hubo una manifestación de desempleados que fue disuelta a plomo, con tres muertos. Las protestas estudiantiles las disolvían violentamente y, cuando lo creían necesario, usaban armas de fuego. Existe abundante bibliografía sobre manifestantes muertos, desapariciones forzadas, torturados y asesinados.

Desde que Hugo Chávez asumió la Presidencia se prohibió el uso de armas de fuego a las policías y a la GNB en materia de orden público; en ocasiones ha habido víctimas, pero algo excepcional y siempre juzgados los responsables, no obstante que los efectivos militares y policiales son escupidos, maltratados de palabra y en ocasiones, de hecho, pues algunos de ellos han sido muertos o heridos por armas de fuego. Agresiones de esta naturaleza nunca antes se vieron en la historia contemporánea venezolana.
En la represión, no en las manifestaciones pacíficas, que las ha habido, algunas muy concurridas, sino en los actos vandálicos que comienzan a usarse armas de fuego, se utilizan bombas lacrimógenas, en ocasiones con excesos. Pero en la democracia representativa no hubo efectivos policiales o militares muertos ni heridos por la acción de los grupos extremistas, como ha sucedido ahora.

Como dijo el almirante Ceballos, estos hechos no pueden comprenderse sin los antecedentes habidos en el exterior, pero mucho menos deben desvincularse de la política de Washington. Hace muy poco el presidente Donald Trump, después que Maduro “cambió las reglas de juego”, anunció que trabajará con otros países de la región para estudiar sobre las medidas a tomar en el caso Venezuela, y que deben ser coordinadas en la medida de lo posible. Ya se entrevistó con los presidentes de Argentina y Paraguay, y ahora lo hará con el presidente de Colombia.

¿Estarán de acuerdo con una intervención militar conjunta para “rescatar la democracia” en Venezuela? Se ignoran cuáles pudieron ser las respuestas y cuáles pueden ser en el futuro inmediato. Pero de Colombia ya tenemos una declaración del vice de Defensa, quien se refirió a la más importante movilización hacia las fronteras. Claro, ahora tiene las mejores posibilidades sin tener que enfrentar a las Farc-RP ni a los paramilitares, que parecen no ser su problema.

*Periodista egresado de la UCV. Director del diario Últimas Noticias.

Encendido de luces en Colombia este 2015 anduvo a media máquina (Créditos: AP).

Navidad a media luz en Colombia por temor de apagón.

Encendido de luces en Colombia este 2015 anduvo a media máquina (Créditos: AP).

Encendido de luces en Colombia este 2015 anduvo a media máquina (Créditos: AP).

Tomado del diario de circulación nacional “Últimas Noticias” el 24 de diciembre de 2015, usted puede ver el artículo original en este enlace.

ÚN | AP.- Una brutal sequía provocada por el fenómeno de El Niño cobró una inesperada víctima en esta época festiva de fin de año: los alumbrados navideños.

Hasta el momento el gobierno ha descartado un racionamiento de luz, pero algunos temen al “fantasma del apagón”, un drástico programa de recorte de luz que afectó el país décadas atrás, en 1992 y 1993, y que causó grandes pérdidas económicas. Este año 238 municipios del país, casi uno de cada cinco, sufrieron cortes de luz durante algunas horas del día.

app636

El 70% de la producción energética es de origen hidráulico en Colombia, según el Ministerio de Minas, y la necesidad de ahorrar agua y energía es tan extrema que el presidente Juan Manuel Santos envió un mensaje por televisión al país alertando sobre la sequía.

El ministro de Hacienda Mauricio Cárdenas, a su vez, exhortó a la población a ahorrar agua con duchas “de 30 segundos nada más”.

Las ligeras lluvias de los últimos días han dado algo de optimismo y los embalses alcanzaron un nivel de 66%, similar al de otros años.

Sin embargo, expertos coinciden en que lo peor está por venir debido a que los efectos de El Niño se notarán más los próximos meses.

“Los problemas más graves de la sequía se sentirán entre enero y marzo”, dijo a The Associated Press Omar Franco, Director del Instituto de Hidrología de Colombia. También los dos principales ríos del país, Magdalena y Cauca, que proporcionan gran parte del agua del país, están más de un metro por debajo de su nivel normal, lo que incluso impide la navegabilidad en algunos tramos.

Ante este panorama el gobierno dijo que no iluminará ninguno de sus edificios públicos y hasta los centros comerciales, forrados desde esta semana con árboles de Navidad, luces y rosetas de neón, aceptaron reducir las horas de alumbrado tras una carta enviada por Tomás González, Ministro de Minas y Energía.

“Las luces de navidad son algo típico en Bogotá, pero ahora se apagan antes y la zona queda más triste por la noche”, dijo el vigilante Miguel Ángel Abril, de 29 años en Usaquén, una zona tradicional del norte de Bogotá frecuentada por turistas. “Viene menos gente”.

app637

Una de las grandes atracciones navideñas en Colombia son los alumbrados en la ciudad de Medellín y el espectacular despliegue a lo largo del río que atrae a más de 50.000 turistas diarios cada Navidad.

Esteban Duque, gerente de los alumbrados en Medellín, descartó prescindir de la iluminación pero aceptó reducir una hora el encendido, lo que supondrá un ahorro de 15% del consumo. “Es más complejo quitar el alumbrado que dejarlo porque la iluminación genera unos 2.000 empleos entre familias que viven de lo que ingresan estos 45 días de temporada navideña”, dijo a la AP.

El despliegue lumínico de Medellín, la segunda ciudad del país, incluye 32 millones de bombillas encendidas durante seis horas “equivalente a lo que consume diariamente el Valle de Aburrá (donde se asienta la ciudad), con unos cuatro millones de habitantes”, agregó el funcionario.

El alumbrado navideño terminará el 13 de enero, una semana después de la marcha de los Reyes Magos, que marca oficiosamente el fin de la fiesta católica.

Para el Ministro de Medio Ambiente, Gabriel Vallejo, en Colombia todavía no se ha captado la dimensión del problema y exigió más conciencia de la población. “No habrá insuficiencia energética y, ahora bien, esas condiciones pueden cambiar en los próximos días o los próximos meses”, observó.

El Niño es un fenómeno climatológico provocado por el calentamiento del agua en el Pacífico y causa alteraciones en las lluvias y aumenta la temperatura. El Niño ha golpeado duramente la Costa Caribe, pero también el interior del país, en departamentos como el Tolima y Nariño, con graves consecuencias para la cría de ganado y también para las comunidades pobres donde aumentan las muertes por desnutrición infantil.

Con los niveles de los embalses bajos, el gobierno recientemente elevó las tarifas de electricidad para impulsar la producción de plantas de energía a base de combustibles y evitar apagones como los que estimularon pérdidas económicas en 1992 y 1993, la última vez que El Niño se hizo sentir con tanta intensidad.

Con esta tradición navideña diezmada, los colombianos llevan meses mirando hacia el cielo, rogando por que llueva sobre los áridos campos y los embalses vacíos.

Pero los meteorólogos pronostican que la sequía va a empeorar.

Diario “Últimas Noticias”, Venezuela.