Eleazar Díaz Rangel

«Las manifestaciones» por Eleazar Díaz Rangel*


Editorial publicada en el Diario “Últimas Noticias” en su página web el día domingo 07 de mayo de 2017 acerca de la situación en el país por las manifestaciones violentas (las manifestaciones pacíficas han sido más bien pocas). Los resaltados y coloreados son de mi propia autoría para dar énfasis a las mejores partes de la publicación.


¿Por qué no había manifestaciones durante la dictadura de Pérez Jiménez? Precisamente por ser una dictadura, donde no existían libertades sindical, de organización, de tránsito, de expresión, etc. Cuando aquí en Caracas la OEA se reunió en 1954 para darle el visto bueno al golpe contra el presidente Jacobo Arbenz, en Guatemala, hubo una pequeña manifestación en El Silencio que fue reprimida por la Policía y la Guardia Nacional, y mataron al militante comunista Félix Castillo. Y al final de la dictadura, en días de enero del 58, hubo manifestaciones de protesta en varios sitios, la policía y la GN arremetieron y hubo un saldo de 65 muertos (ver la lista en mi libro Días de enero).

Los 40 años de democracia representativa empezaron en 1959 con Rómulo Betancourt; en agosto hubo una manifestación de desempleados que fue disuelta a plomo, con tres muertos. Las protestas estudiantiles las disolvían violentamente y, cuando lo creían necesario, usaban armas de fuego. Existe abundante bibliografía sobre manifestantes muertos, desapariciones forzadas, torturados y asesinados.

Desde que Hugo Chávez asumió la Presidencia se prohibió el uso de armas de fuego a las policías y a la GNB en materia de orden público; en ocasiones ha habido víctimas, pero algo excepcional y siempre juzgados los responsables, no obstante que los efectivos militares y policiales son escupidos, maltratados de palabra y en ocasiones, de hecho, pues algunos de ellos han sido muertos o heridos por armas de fuego. Agresiones de esta naturaleza nunca antes se vieron en la historia contemporánea venezolana.
En la represión, no en las manifestaciones pacíficas, que las ha habido, algunas muy concurridas, sino en los actos vandálicos que comienzan a usarse armas de fuego, se utilizan bombas lacrimógenas, en ocasiones con excesos. Pero en la democracia representativa no hubo efectivos policiales o militares muertos ni heridos por la acción de los grupos extremistas, como ha sucedido ahora.

Como dijo el almirante Ceballos, estos hechos no pueden comprenderse sin los antecedentes habidos en el exterior, pero mucho menos deben desvincularse de la política de Washington. Hace muy poco el presidente Donald Trump, después que Maduro “cambió las reglas de juego”, anunció que trabajará con otros países de la región para estudiar sobre las medidas a tomar en el caso Venezuela, y que deben ser coordinadas en la medida de lo posible. Ya se entrevistó con los presidentes de Argentina y Paraguay, y ahora lo hará con el presidente de Colombia.

¿Estarán de acuerdo con una intervención militar conjunta para “rescatar la democracia” en Venezuela? Se ignoran cuáles pudieron ser las respuestas y cuáles pueden ser en el futuro inmediato. Pero de Colombia ya tenemos una declaración del vice de Defensa, quien se refirió a la más importante movilización hacia las fronteras. Claro, ahora tiene las mejores posibilidades sin tener que enfrentar a las Farc-RP ni a los paramilitares, que parecen no ser su problema.

*Periodista egresado de la UCV. Director del diario Últimas Noticias.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s